jueves, febrero 22

Open de Australia 2024: Alcaraz supera su techo en Australia | Tenis | Deportes

Él, Murcianico Pro, agradece que el sol finalmente llegue hoy y se relaje detrás de las nubes en Melbourne estos días. El viento de la madrugada se ha ido y en el centro se respira un agradable ambiente que multiplica el brío y la velocidad de sus disparos, esos de todos los colores. Carlos Alcaraz, sin mangas, el coche al máximo porque llega la hora de la verdad y hay que probarlo todo, se lo está pasando genial. ¡Pam, pam, pam! Mucho flequillo, diversión el sábado por la tarde. Se estira como un gato, flexiona las piernas para dar el salto y lanza un brutal golpe en la muñeca. “¡Carlitos, ooooolé!” gritan desde las gradas. Y se equivoca y se equivoca, va con todo. El balón vuela, sale como un disparo mientras el murciano carga y carga, y Juncheng Shang, pobrecito, hace lo que puede; No mucho, porque tendríamos que engañarnos a nosotros mismos. Abrumado por el disparo y tocado en el muslo derecho, el número de errores se disparó (25 al final) y, lesionado, decidió parar en el minuto 66: 6-1, 6-1 y 1-0. Dejando a un lado la desgracia física – “nadie quiere ganar así” – es un día para divertirse.

Parece YMCA por la Gente del Pueblo y la música, que algo tan especial, genera el clímax. Alto. Alcaraz está a punto de cerrar el segundo set y mira a la gente celebrar desde su sillón, sonriendo, porque a él le gusta Espectáculo y si no se levanta y se suma a la coreografía general es porque quedaría un poco feo. Pero las ganas no le faltan. Todo sale como se esperaba. Por fin el verano, un rival -140º del mundo, el más joven al que se ha enfrentado en la élite- que carece de una buena pastelería y que permite pruebas; Para terminar, un ahorro importante en el tiempo de permanencia en pista, que al final cuenta para todo y el ahorro de combustible siempre suma. Poco más de una hora de metraje traducida en un entrenamiento productivo y, en paralelo, llega desde Margaret Court Arena primero Buena noticia porque Miomir Kecmanovic, serbio, eliminó al estadounidense Tommy Paul, que hasta ahora había sido un dolor de cabeza. Vencieron al Alcaraz dos veces en cuatro partidos.

Pero ojo, ojo porque ni siquiera el jugador balcánico es experto en dulzura, ya que hace dos años esperaba mucho de él en los cuartos de final de Miami. Fue número uno junior en 2016, y hoy intenta volver a encontrar el rumbo tras la amenaza del acceso a la zona noble y el consiguiente descenso. Tiene 24 años, está en el puesto 41 del mundo y tiene la virtud de generar tiros desde cualquier posición, compacto, sin fisuras ni agujeros dignos de mención. Le espera Alcaraz, que se va llenando a medida que avanza: ya entra en la segunda semana de todas importante. “He mejorado mi mejor resultado aquí (la tercera prueba de 2022), pero espero seguir adelantando. «Me sentí cómodo en mis movimientos y manejé bien el balón», afirma a pie de campo. “En primer lugar, quiero desearle a Shang una pronta recuperación. Es un gran jugador y ha jugado buenos partidos; Sé que estaba esperando este partido y lamentablemente no supo afrontarlo de la mejor manera”, añade con espíritu deportivo. El tenista asiático zurdo sólo logró defender su saque dos veces y concedió seis. pausas; Finalmente cede al dolor, pero Rod Laver lo aplaude por no darse por vencido antes. Bien por él.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook Y Xo regístrate aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.