jueves, febrero 22

Parcialidad en España: otro aspecto de la precariedad | Negocio

El trabajo a tiempo parcial es una modalidad contractual que supone trabajar un número de horas inferior a las previstas contractualmente para la jornada a tiempo completo. El trabajo a tiempo parcial es una medida de flexibilidad laboral que, en principio, puede beneficiar tanto a las empresas (adaptando las horas de contratación a las necesidades de producción) como a los trabajadores (al facilitar la compatibilización del empleo con la formación, la asistencia o simplemente ofreciendo más tiempo libre). Si el objetivo es que el colectivo de trabajadores pueda beneficiarse de esta medida, el trabajo a tiempo parcial debe ser voluntario, y ese es precisamente el espíritu de la Unión Europea, que ya en 1997 publicó una directiva que busca regular esta modalidad contractual para incentivar su utilización con carácter exclusivamente voluntario para el trabajador. Este espíritu parece haberse afianzado en lugares como Países Bajos, Dinamarca o Alemania, donde más del 90% de las personas que trabajan a tiempo parcial lo hacen de forma voluntaria. En España, sin embargo, estamos lejos de encontrarnos en esta situación si atendemos a los datos que arroja la encuesta de población activa realizada por el Instituto Nacional de Estadística, que revela que más de la mitad de las personas con jornada parcial trabajo dicen que lo tienen porque no pudieron encontrar trabajo de tiempo completo. Estos datos muestran que el sesgo en España es mayoritariamente involuntario para los trabajadores que lo utilizan, y se utiliza principalmente para dar flexibilidad a las empresas, que imponen una limitación de horas trabajadas para su beneficio exclusivo. Otro dato importante a mencionar es que la mayoría de las personas que se encuentran en una situación de prejuicio involuntario son mujeres.

Dado el amplio alcance del uso no deseado del prejuicio por parte de los trabajadores, en Iseak estamos desarrollando, en colaboración con el Departamento de Trabajo y Empleo del Gobierno Vasco, un estudio detallado del fenómeno del prejuicio que permita, en primer lugar, entender quién y en en qué ocupaciones y sectores se utiliza y, en segundo lugar, abordar la brecha de género en el uso de sesgos. Los resultados preliminares sugieren que el sesgo en nuestro país no es más que una dimensión más de la precariedad laboral, ya que, además de ser altamente involuntario, generalmente se asocia con una alta temporalidad y bajos salarios por hora. Por si esto fuera poco, en un estudio anterior demostramos que la baja intensidad laboral no sólo afecta a la precariedad actual, sino que también deja consecuencias para el trabajo futuro, el llamado efecto cicatriz. Estos resultados se traducen en las pésimas condiciones laborales de quienes cargan con el peso de la dualidad del trabajo, tan arraigada en nuestro país: extrañosque son aquellas personas con alta rotación laboral, bajos salarios y, por tanto, baja estabilidad y protección laboral, además de, como documentamos en este estudio, trabajar menos horas de las que les gustaría.

Además, como hemos dicho, el fenómeno de la parcialidad no deseada tiene características femeninas, ya que en España hay prácticamente un millón de mujeres que trabajan a tiempo parcial de forma no deseada, frente a 340.000 hombres. Esta asimetría en el ámbito del sesgo tiene importantes consecuencias sobre la brecha salarial de género en el empleo, ya que si no fuera por la diferencia de horas trabajadas entre mujeres y hombres en nuestro país, hoy la brecha salarial de género sería prácticamente inexistente. De hecho, curiosamente no se le ha dado toda la importancia que creemos que tiene.

Otro dato a destacar es que la parcialidad en nuestro país tiene mucho que ver con la segregación ocupacional, ya que se concentra en ocupaciones específicas, precisamente aquellas en las que la proporción de mujeres es muy superior a la de hombres, es decir, en las altamente feminizadas. ocupaciones. Aunque también ocurre que, al comparar mujeres y hombres que trabajan en la misma profesión, los prejuicios, deseados o no, recaen en mayor medida sobre las mujeres. Estos dos fenómenos -y especialmente el primero- provocan la fuerte feminización del prejuicio mencionado anteriormente.

Otro motivo a no olvidar cuando se trata de prejuicios en nuestro país es el cuidado de menores o familiares, que es el segundo motivo más recurrente (después de no poder encontrar un trabajo a tiempo completo) por el que la gente dice estar a tiempo parcial. empleados temporales. Algo más de 300.000 mujeres en España se encuentran en esta situación: el 20% de las mujeres trabaja a tiempo parcial. En cuanto al sesgo de cuidado, vale la pena destacar dos hechos: (1) casi no hay hombres empleados a tiempo parcial para brindar cuidados – del número total de personas que dicen trabajar a tiempo parcial para brindar asistencia, solo el 5% son hombres – y (2) Incluso entre las madres, la principal razón del sesgo es la incapacidad de encontrar trabajo a tiempo completo; casi la mitad lo hace por este motivo, frente a un 22% que dice hacerlo para cuidar a niños o familiares.

Y en este punto surge una pregunta muy relevante: ¿el sesgo en el cuidado es voluntario o involuntario? Algunos resultados preliminares de este estudio apuntan más hacia la última hipótesis. De una encuesta realizada específicamente para esta investigación se desprende que un alto porcentaje de mujeres trabajarían a tiempo completo si el Estado financiara la contratación de un profesional que las cuidara. El segundo resultado es que tres de cada cuatro mujeres revelan que, una vez que sus cuidados ya no sean necesarios, les gustaría tener un empleo a tiempo completo.

En definitiva, contrarrestar los prejuicios no deseados, ya sea por la asistencia o por la imposibilidad de encontrar empleo a tiempo completo, es de gran urgencia si queremos combatir la precariedad laboral y cerrar la brecha de género en nuestro país, como lo hacen algunos países vecinos. donde esta medida de flexibilidad también beneficia a los trabajadores.

Sigue toda la información Economía Y Negocio En Facebook Y Xo en el nuestro boletín semanal

La agenda de cinco días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y contexto para entender su alcance.

RECIBELO EN TU CORREO ELECTRÓNICO

Regístrate para continuar leyendo

Leer sin límites

_