jueves, febrero 22

El milagro español | Economía

España no sólo no está en quiebra. Pero, por el contrario, se trata de un verdadero milagro en comparación con la zona del euro. En los últimos tres años su PIB ha crecido por encima de la media de los 20 socios del euro: 1,7 puntos más cada año.

De hecho, en 2021, la economía española creció un 6,4% del PIB, medio punto más que su club más cercano (5,9%). En 2022 casi dos puntos y medio más (5,8% frente a 3,4%). Y en 2023 lo ha quintuplicado: un 2,5% frente a un 0,5%, estima Eurostat.

Esta secuencia aumenta la competitividad interna (facilita las exportaciones), especialmente hacia los grandes socios (frente a nuestro 2,5%, Italia creció un 0,7% en 2023; Francia un 0,9%; Alemania menos de un 0,3%). Y eleva a España a lo más alto, viniendo de atrás (había disminuido un 11,2% en 2020 frente al 6,1% en la eurozona), fulminando así la catastrófica leyenda negra de la pandemia.

Esta cifra del 2,5% en el último año, además de espectacular en sí misma, lo es aún más si se segmenta: el PIB nacional aumentó un 0,6% en el último trimestre, por encima del 0,4% del tercero, y superando absolutamente todas las predicciones.

Con dos efectos. Desmontó el mantra de que estábamos en plena y completa desaceleración. Y apoyó las apuestas de los servicios de estudios españoles y otros organismos nacionales e internacionales, erosionando su credibilidad.

Por tanto, el incremento del PIB del 2,5% en 2023 más que duplicó el consenso de Funcas, que en noviembre de 2022 lo pronosticaba en menos de la mitad: el 1,1%, un ligero error por encima del 100%; muy similar al cálculo de enero de 2023, 1,3%. En el fiasco destacaron el consejero delegado (0,8%), CaixabankResearch, Repsol y Funcas (1%) y el Instituto de Estudios Económicos (1,2%). ¿Seguiremos los periodistas creyendo como ovejas en profetas tan ineficaces?

El único que estuvo cerca – ¡cómo debería arrepentirse la cueva! – fue el Gobierno, que en octubre de 2022 profetizó un aumento del 2,1%. Frente al 1% de la Comisión Europea y el 1,2% del FMI.

O el 1,5% de la AIReF. El error de esta autoridad tributaria, presidida por Cristina Herero, ha tenido resonancia. En octubre de 2022, presionó al gobierno para que rebajara sus previsiones (del 2,7%) al 1,5% o se arriesgara a no respaldarlas ante la UE. Al final, la realidad se acercó mucho más a la inicial de la entonces vicepresidenta económica Nadia Calviño (dos décimas) que a la de Herrero (un punto).

Si lo hubiera intuido, la AIReF habría evitado algunos de los adjetivos lanzados ruidosamente sobre las cuentas anuales de 2023, que considera «desacertados» porque considera que han surgido como «defectos» en sus datos básicos de crecimiento y recaudación.

Pero los datos del último trimestre no agotan su sustancia en los efectos mencionados anteriormente. También se espera una buena inercia para principios de 2024, siempre que el entorno externo no empeore dramática e inesperadamente.

Se mantienen las siguientes previsiones de crecimiento para este año: Gobierno, 2%; AIReF, el 1,7%; Funcas, el 1,6%; FMI, 1,5%. Este último se apresuró a rebajar en dos décimas su estimación inicial, debido a la atonía de la zona euro y a la debilidad de las inversiones, afirmó su economista jefe, Pierre Gourinchas. El mundo (31 de enero). Es una pena que no haya aprovechado la oportunidad para cantar un mi culpa por su fracaso anterior.

Veremos cómo queda cada una en el certamen de belleza numérico de 2024.

Mientras aquellos que han engañado gravemente al público intentan justificarlo (espero que lo hagan), prometo explorar posibles explicaciones pronto.

Sigue toda la información Economía Y Negocio En Facebook Y Xo en el nuestro boletín semanal

La agenda de cinco días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y contexto para entender su alcance.

RECIBELO EN TU CORREO ELECTRÓNICO

Regístrate para continuar leyendo

Leer sin límites

_