jueves, febrero 22

Manchester United vende el 25% de sus acciones a Ineos | Fútbol | Deportes

Un nuevo horizonte se abre para el Manchester United, que la tarde de Nochebuena anunció la noticia que sus miles de aficionados llevaban meses esperando: el principio del fin del control del club por parte de la familia Glazer, principal accionista desde 2005. y que hace un año anunció la apertura de negociaciones para la venta de sus acciones. Finalmente se llegó a un acuerdo para el multimillonario de Mancun Hidalgo Jim Ratcliffe, propietario de la petroquímica Ineos, adquiere el 25% de la propiedad del club. A cambio, se hará cargo de todas las operaciones futbolísticas del club, que lleva diez años sin ganar la Premier League, es decir, desde el adiós de Hidalgo Alex Ferguson. Desde entonces su bagaje ha sido pírrico ya que apenas ha ganado una Copa, dos Copas de la Liga y una Europa League.

Ratcliffe invertirá alrededor de 1.500 millones de euros para hacerse con el control deportivo del gigante dormido. Lo hará a través de Ineos Sport, un grupo centrado en maximizar el rendimiento en entornos como la Copa América de Vela, la Fórmula 1, el rugby o con su triunfante equipo ciclista y que ya está dando sus primeros pasos en el fútbol en la Lausana suiza y la Niza francesa. . El Manchester United anuncia ahora que Ratcliffe contribuirá con un fondo de 330 millones de euros para mejorar las antiguas instalaciones de Old Trafford y otras infraestructuras en un club que había quedado anclado por la inercia de sus propietarios. «Aunque el éxito comercial del club ha garantizado que siempre haya habido financiación disponible para ganar trofeos al más alto nivel, este potencial no se ha aprovechado plenamente en los últimos tiempos», explica Ratcliffe en un comunicado difundido por el club. Promete “rigor, profesionalismo y pasión”.

Ineos se impuso en la carrera por el control de United frente al interés mostrado en su momento por el jeque qatarí Jassim bin Hamad Al Than, que ofreció alrededor de 6.000 millones de euros. No hubo acuerdo porque Qatar también quería un control total, no participación.

Los Glazer, que invirtieron 800 millones de euros por una participación mayoritaria cercana al 70%, conocen el potencial del United también fuera del terreno de juego, donde, por ejemplo, el año pasado aumentaron los ingresos comerciales a niveles nunca antes vistos en su historia (más de 300 millones de euros) pese al desastre futbolístico en el que está sumido el equipo, que viene de quedar eliminado de las competiciones europeas, quedando último en el grupo de la Liga de Campeones. Y aceptaron la oferta de Ratcliffe de intentar elevar el listón de lo que no funciona, una quid pro quo. Sin embargo, nada es inmediato. El Ineos no llegará al United hasta dentro de un mes y medio. En el descanso la Premier deberá revisar la operación, por lo que habrá tiempo para tomar decisiones, entre ellas la continuidad de Erik Ten Hag como entrenador y la construcción de un equipo para la próxima temporada.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook Y Xo regístrate aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.