jueves, febrero 22

La Reserva Federal de EE.UU. mantiene los tipos, pero empieza a preparar el terreno para una reducción | Economía

La política monetaria estadounidense se encuentra en un punto de inflexión. La Reserva Federal cree que ya ha elevado las tasas de interés lo suficiente como para controlar la inflación. Este miércoles mantuvo los tipos en el 5,25%-5,5%, el nivel más alto en casi 23 años, nivel que mantiene desde julio. Ahora se acerca el momento de bajar los tipos. El presidente del banco central, Jerome Powell, ha comenzado a preparar el terreno, pero también ha pedido paciencia. El comité de política monetaria no tiene suficiente confianza en que se haya ganado la batalla contra la inflación. «El comité no espera que sea apropiado reducir el rango objetivo (de tasas de interés) hasta que haya ganado una mayor confianza en que la inflación se está moviendo de manera sostenible hacia el 2%», dijo Powell, repitiendo el mensaje del comunicado publicado recientemente. por la Reserva Federal.

«Creemos que nuestra tasa de interés oficial probablemente haya alcanzado el nivel máximo en este ciclo de ajuste», admitió explícitamente Powell en la conferencia de prensa posterior a la reunión. “Y si la economía se desarrolla como se espera, probablemente será apropiado considerar reducirla en algún momento de este año. Pero la economía ha sorprendido a los pronosticadores de muchas maneras desde la pandemia y el progreso continuo hacia nuestro objetivo de inflación del 2% es incierto, y seguimos muy atentos a los riesgos de inflación”, señaló. «Estamos dispuestos a mantener el rango objetivo actual para la tasa de los fondos federales por más tiempo si es apropiado», advirtió el presidente de la Reserva Federal.

Que la Reserva Federal cree que las tasas bajarán este año no es ningún secreto. Las propias previsiones de los miembros de la comisión, actualizadas en diciembre, indicaban una reducción de 0,75 puntos este año hasta final de año. La pregunta es cuándo y a qué ritmo. Las apuestas se dividieron. El mercado daba la posibilidad de que un primer recorte se produjera en marzo, pero tras la advertencia de Powell este miércoles, esta posibilidad se desvanece.

La mayoría de los analistas se inclinan a esperar reducciones trimestrales de 0,25 puntos a partir del segundo trimestre, a partir de la reunión de mayo o junio. El mensaje de Powell sigue siendo coherente con ese escenario. Powell, de hecho, lo tradujo en la rueda de prensa diciendo que es «poco probable» que haya un recorte de tipos en la reunión de marzo, sin descartar, no obstante, que llegue en el primer semestre del año.

«A medida que las tensiones en el mercado laboral disminuyen y el progreso en materia de inflación continúa, los riesgos para lograr nuestros objetivos de empleo e inflación se equilibran», explicó Powell. “Sabemos que reducir la política monetaria demasiado pronto o demasiado podría dar como resultado una reversión del progreso logrado en materia de inflación y, en última instancia, requerir una política aún más restrictiva para llevar la inflación de nuevo al 2%. Al mismo tiempo, reducir la política o desviarla demasiado tarde o demasiado poco podría debilitar indebidamente la actividad económica y el empleo”, añadió.

«La economía ha logrado buenos avances hacia los objetivos de nuestro mandato dual», dijo Powell, refiriéndose a su objetivo de lograr la mayor cantidad de empleo posible con estabilidad de precios. “La inflación ha bajado desde sus máximos sin un aumento significativo del desempleo. «Esta es una gran noticia», admitió, pero luego destacó que «la inflación sigue siendo demasiado alta», que «el progreso continuo para reducirla no está garantizado» y que «el camino a seguir es incierto».

La economía creció un 0,8% intertrimestral y un 3,1% interanual en el cuarto trimestre, mostrando una fortaleza sorprendente. Para el año en su conjunto, el producto interno bruto (PIB) aumentó un 2,5%, según la primera estimación publicada el jueves pasado por la Oficina de Análisis Económico del Departamento de Comercio. Mientras tanto, el indicador de inflación preferido de la Reserva Federal se desaceleró hasta el 2,9% en diciembre, cayendo por debajo del 3% por primera vez desde principios de 2021, según datos publicados por la misma organización el viernes.

Cuando se le preguntó a Powell si había logrado un aterrizaje suave para la economía, prefirió ser cauteloso: “Ciertamente, me alienta y nos alienta el progreso, pero de ninguna manera estamos declarando la victoria en este momento”. Pero si en otras ocasiones había indicado que sería necesario causar “algo de dolor” a las familias y empresas debilitando el crecimiento, ahora su tono ha cambiado: “Queremos un crecimiento fuerte. Queremos ver un mercado laboral fuerte. No queremos un mercado laboral más débil. «Queremos que la inflación siga cayendo como lo ha hecho en los últimos seis meses», dijo.

En los últimos dos años, el precio del dinero ha aumentado poco más de cinco puntos, el endurecimiento más agresivo de la política monetaria desde la década de 1980, precisamente para contrarrestar la inflación más alta en cuatro décadas. El banco central no ha modificado los tipos desde julio del año pasado, pero Powell ha logrado mantener altas las tensiones. En muchas ocasiones subrayó que incluso más importante que el nivel máximo alcanzado por el precio del dinero en este ciclo de endurecimiento de la política monetaria es el tiempo que se mantengan los tipos elevados.

Avalancha de emisiones del Tesoro

El Tesoro de Estados Unidos actualizó sus estimaciones para la nueva emisión de deuda el miércoles, y la conclusión es que una avalancha de nuevos bonos llegará al mercado en los próximos meses. La primera cita es la próxima semana. El Tesoro prevé pedir prestado 121.000 millones de dólares para hacer frente al vencimiento de aproximadamente 105.100 millones de dólares el 15 de febrero, obteniendo así una financiación neta de aproximadamente 15.900 millones de dólares. El Tesoro emitirá tres subastas, los días 6, 7 y 8 de febrero, bonos a tres años por 54.000 millones de dólares, bonos a 10 años por 42.000 millones de dólares y bonos a 30 años por 25.000 millones de dólares.

También hubo un aumento en los objetivos de emisiones para los meses de febrero, marzo y abril. El Tesoro planea aumentar el tamaño de las subastas a 2 y 5 años en 3.000 millones de dólares al mes, las subastas a 3 años en 2.000 millones de dólares al mes y las subastas a 7 años en 1.000 millones de dólares al mes. Como resultado, se anunció que el tamaño de las subastas a 2, 3, 5 y 7 años aumentará en 9 mil millones de dólares, 6 mil millones de dólares, 9 mil millones de dólares y 3 mil millones de dólares, respectivamente, hasta finales de abril de 2024. Estados Unidos ha aumentado su deuda debido al déficit federal, que el año pasado ascendió a 1,7 billones de dólares.

Sigue toda la información Economía Y Negocio En Facebook Y Xo en el nuestro boletín semanal

La agenda de cinco días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y contexto para entender su alcance.

RECIBELO EN TU CORREO ELECTRÓNICO