domingo, julio 21

El COI permite que 11 atletas rusos y bielorrusos compitan en París 2024 si no apoyan abiertamente la invasión de Ucrania | Juegos Olímpicos 2021

París 2024 abrirá sus pistas a los deportistas rusos y bielorrusos, pero ni la bandera del país que invadió Ucrania ni la del régimen que cedió su territorio para lanzar la ofensiva sobre Kiev ondearán en los mástiles de sus estadios. La dirección del Comité Olímpico Internacional acordó permitir que los atletas participen bajo una bandera neutral y siempre que cumplan «un estricto conjunto de condiciones» que incluyen «no apoyar activamente la guerra». Además, el organismo internacional destaca que la participación de los dos países será nominal, seis veces menor que la de Ucrania. “De los 4.600 atletas clasificados para París 2024, sólo habrá 11 atletas neutrales (ocho con pasaporte ruso y tres con pasaporte bielorruso). En comparación, hasta ahora se han clasificado más de 60 atletas ucranianos”, destaca el COI.

“Los deportistas que apoyen activamente la guerra no podrán inscribirse ni competir”, subraya la organización. Además, también prohíbe a los representantes de ambos países en competiciones por equipos y a todos los deportistas en general que hayan tenido algún tipo de contrato con las fuerzas armadas o cualquier otro organismo de seguridad nacional. Este punto es crucial porque muchos de sus deportistas profesionales, aunque no directamente relacionados con la guerra, desarrollaron su carrera desde la infancia hasta la universidad en clubes estatales patrocinados por los militares, como el Club Deportivo del Ejército Central, el conocido CSKA.

La aprobación para los próximos Juegos Olímpicos llevaba seis meses pendiente, cuando el comité ejecutivo del COI acordó readmitir a los atletas rusos y bielorrusos sin aclarar si podrían participar en el mayor evento deportivo del mundo. Mientras tanto, el Movimiento Olímpico suspendió al Comité Olímpico Ruso por ampliar su jurisdicción a los territorios ocupados de Ucrania: Donetsk, Luhansk, Kherson, Zaporizhzhia y Crimea.

Los deportistas rusos lamentan que su participación en París sea testimonial. «Es demasiado tarde, ya han pasado muchos torneos de clasificación», dijo a la agencia TASS el presidente de la Federación Rusa de Tenis, Shamil Tarpishchev. “Estas condiciones humillantes, sin bandera ni himno, son inaceptables para nosotros”, denunció la titular de Gimnasia nacional, Irina Víner.

En cualquier caso, los rusos, a pesar del enfrentamiento con el Movimiento Olímpico, continuaron preparando la cita francesa. «Mantenemos los preparativos para los Juegos al más alto nivel, aún no hemos recibido una respuesta clara del COI», dijo en vísperas de la aprobación el director del departamento de Deportes de Alto Rendimiento del Ministerio de Deportes ruso, Sergei Drozdov. el jueves.

La organización destaca en su comunicado que los deportistas de ambos países deberán firmar, como el resto de participantes, su compromiso con la Carta Olímpica y su «misión de paz». Según Moscú, la posición del COI estaba «politizada», ya que recomendó excluir a Rusia y Bielorrusia de todas las competiciones poco después de que comenzara la invasión de Ucrania.

La respuesta del Kremlin al Movimiento Olímpico fue organizar su propia competición internacional el próximo año, aunque no se atrevió a superponerla con el evento mundial de París. Los Juegos Internacionales de la Amistad se celebrarán en Moscú del 15 al 29 de septiembre de 2024, aunque el COI ha pedido a otros países que no participen «dada la creciente politización del deporte mundial».

Rusia denuncia también el supuesto doble rasero del Movimiento Olímpico con su país y con Israel. “El hecho de que ahora digan que es inaceptable exigir una responsabilidad colectiva de los atletas en relación con el conflicto palestino-israelí es indignante”, se quejó a mediados de noviembre el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov. El servicio de comunicación del COI explicó días después al canal deportivo ruso Match TV que las medidas tomadas contra Moscú fueron consecuencia del inicio de la ofensiva rusa el 24 de febrero de 2022, justo entre el final de los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing y el inicio de sus Modalidad Paralímpica. “Esto fue una violación de la tregua olímpica vigente en ese momento -solicitada por la ONU a finales de 2021- y una violación de la Carta Olímpica”, subrayó la organización.

La Asamblea General de Naciones Unidas ha aprobado una nueva resolución pidiendo una tregua olímpica para París 2024. La iniciativa obtuvo la aprobación de una abrumadora mayoría, 118 votos a favor, ninguno en contra y dos abstenciones: Rusia y la de sus países aliados -y enemigos- de Israel, en Oriente Medio, el régimen sirio de Bashar al-Assad.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook Y Xo regístrate aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.